Ideas para decorar la habitación infantil en tonos verdes

¿Recordáis que hace unas semanas hablamos de la teoría del color?

El color verde transmite sensación de paz y simula una conexión especial con la naturaleza. Es una de las principales razones por las que a mí me parece que no puede faltar en la decoración, partiendo de la base de que es un tono muy especial en lo que se refiere a la decoración de habitaciones infantiles en general. Por este motivo, hoy vamos a inspirarnos mucho con ¡el verde!

  • En las paredes. Ya he comentado en post anteriores que la base neutra para mí es fundamental, apostando por paredes claras, suelos cálidos de madera y mobiliario en blanco o madera. Esto no significa que no podamos tener una pared especial que de un toque diferente a la habitación infantil. Los tonos verdes son atemporales y elegantes y podemos poner el toque de color con un papel pintado o con una pared 3/4. 
Habitación con pared en verde.
  • En los textiles. En alguna ocasión también hemos hablado de que la mejor forma de cambiar rápidamente la decoración es eligiendo nuevos textiles. Una funda nórdica, un dosel, unos cojines o unas mantas se pueden convertir en nuestros mejores aliados. Es una manera económica y eficaz de darle una nueva vida a la habitación infantil. 
Textiles en verde en la habitación del bebé.
  • En el mobiliario. Aunque yo no suelo decantarme por muebles de color, reconozco que me pierde la idea de tener una o dos piezas que marquen la diferencia en la estancia. En este caso, el color verde me parece algo ideal. Además, es la forma perfecta de restaurar un mueble antiguo o aburrido. El chalkpaint es una pintura perfecta para reciclar muebles de forma barata y sin tener mucha idea. Pinta la estructura de una cama, una cómoda para darle un aire vintage o incluso un armario pequeñito. En serio, dará un toque super especial a la habitación. 
El toque de un armario en verde.

Debido a la amplia gama de verdes que hay en la paleta de color, es importante decidir el tono con sumo cuidado.

  • Verde selva. Es un verde oscuro, profundo y con cierto aire inglés vintage. Nos encanta para las habitaciones de adolescentes, incluso para los dormitorios infantiles, en pequeñas dosis, pues al ser oscuro puede jugar una mala puede jugarnos una mala pasada y restar luz al ambiente. Por eso, este tono nos encanta para usarlo en algún mueble o en una pared aislada, ya sea lisa o con papel pintado estampado. Es de mis tonos favoritos. 
Habitación infantil con pared en verde selva.
  • Verde tropical. Con un subtono más vivo y soleado, es un verde alegre y potente. Precisamente por esto, es ideal para toques en los textiles o en el rincón de juegos. 
Toques en verde tropical en una habitación infantil.
  • Verde pastel. Es un tono suave y empolvado, como el del eucalipto. Es ideal para habitaciones infantiles, así como las de los más mayores. Me encanta para pintar alguna pared, así como usarlo en textiles o muebles. Es, sin duda, un acierto seguro. 
Habitación infantil con pared en verde pastel.
  • Verde menta. Es tendencia absoluta y a mí me parece un color precioso. Entre el azul y el verde, se trata de un tono que transmite calma y limpieza. 
Habitación infantil con una pared en verde menta.

Y vosotras ¿os atrevéis con el verde?

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Media

Los más visitados

Get The Latest Updates

Subscribe To Our Weekly Newsletter

No spam, notifications only about new products, updates.

Categorías

Sigue leyendo

Post Relacionados